Papel

Se sentó.  Buscó acomodo. Demoró un instante, hasta que encontró la posición deseada. Se colocó los lentes. Notó, como cada vez, que había perdido la independencia de vivir sin ellos. Extrajo papel,  lo apoyó sobre su regazo y con una inmaculada pluma de tinta negra, comenzó a escribir.

“Durante mucho tiempo me dio pavor decirte lo que pienso . Tenía miedo de perderlo todo. Me aterrorizaba quedarme con las manos vacías.

Hacerlo por escrito es la forma que encontró mi sicólogo para desahogarme y eludir mis miedos. No sé porque te explico ésto. Es como que siempre tengo que justificarme contigo. De todas formas,  por algún motivo que me resulta indescifrable, insisto en mi necesidad que lo sepas, aunque estoy al tanto que te importa un carajo lo que pienso.  Ya te has encargado de dejarlo en claro una y mil veces. 

No aguanto más esta farsa. No soporto ni un minuto más este juego de apariencias en el que vivimos. Dónde gastamos toda nuestra energía en esforzamos para que todos piensen que el nuestro es un matrimonio modelo. Está tan lejos de ser verdad, que resulta insostenible.

No soy un mal tipo. No cometo un error detrás de otro para mortificarte. Tengo que reconocer que nunca estuve enamorado.  Pero con el paso del tiempo, aprendí a detestarte. No sé que me cuesta más,  si la idea de cogerte o tu cara de mal atendida.  Tus silencios de reproche, me dan náuseas. Hoy te vas a enterar de un secreto. Finjo mis orgasmos. Ni cuenta te das si me derramo en vos.  Cuando comprobé que eso puede reducir mi tormento, lo perfeccioné con la repetición constante. Hoy soy un experto. A los dos minutos de comenzar, lanzo un gemido,  ronco, profundo y me quedo observando tu mirada de reprobación.  Debo confesar que, siento algo de placer al ver tu insatisfacción…”  

Se puso a pensar en lo que acababa de escribir. Eran verdades duras, pero verdades al fin. Como también lo era que si no hubiera sido por Mariana, nunca hubiera alcanzado la posición de gerente general de la empresa familiar. Todavía recordaba aquella tarde en que su suegro lo invitó a almorzar para comentarle que había llegado el momento de dejar su lugar en la empresa y que lo hacía convencido que él iba a saber llevarla a buen puerto.  La casa en el barrio residencial que heredaron de la abuela Rita, el velero y el chalet del balneario que les regaló el abuelo materno, son sólo algunos de los descargos materiales con que la vida le pagó el haberse casado con Mariana.

Llegado este punto, se quitó los lentes, dobló la hoja de papel dónde había escrito su declaración y con extremo cuidado se limpió el culo con ella.

Anuncios

3 comentarios sobre “Papel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s